Hasta ahora, el concepto cambiar de champú, era algo que solía ir de la mano de otro concepto: hacerlo para que el pelo no se acostumbre. Una creencia popular carente de base científica –el pelo no se acostumbra a un champú, somos nosotras las que nos acostumbramos y las que dejamos de ver los beneficios de ese champú en nuestro pelo– con bastante arraigo en el mundo beauty. Sea como fuera, el caso es que ese cambio de champú se hacía siempre en función de nuestro tipo de pelo, creyendo que nuestro cabello siempre necesita lo mismo. Si es graso, purificar. Si es seco, hidratar. Si es fino y débil, volumen. Sin embargo, ha tenido que llegar el estilista de Cara Delevingne y Cameron Diaz, entre otras, para mostrarnos que nuestro pelo no siempre necesita lo mismo y que la elección de un champú no depende solo de la tipología capilar. El cambio de un champú también depende –¡sorpresa!– de nuestro estilo de vida.

Larry King –no el presentador de televisión, sino el peluquero– asienta las bases de su línea de productos para el pelo precisamente en eso. “Como ocurre con el cuidado de la piel, deberías cambiar los productos de pelo en función de lo que tu cabello necesita y de tu estilo de vida en cada momento. Las líneas de champús suelen basarse en el tipo de cabello, pero nosotros queríamos crear un rango centrado también en el estilo de vida”, nos cuenta cuando le preguntamos por la filosofía de su marca. Al fin y al cabo, la temperatura, el tiempo, las estaciones, el ambiente y los cambios hormonales influyen de manera directa en nuestro cabello y eso implica que teniendo el mismo tipo de pelo, unas veces necesitemos hidratarlo y otras purificarlo.