Un microinjerto capilar es un tipo de intervención quirúrgica consistente en trasplantar el cabello de una zona poblada a la zona que se quiere poblar. Se realiza mediante la recopilación de folículos de pelo, cada uno de los cuales tiene 1, 2 o 3 cabellos, extraídos a través de una incisión en el cuero cabelludo. Lo más normal es que la extracción de folículos se realice en la zona occipital del cuero cabelludo y los injertos se hagan en las zonas laterales y superiores, que es la que consideramos la zona de tratamiento o receptora.

Al tratarse de una microcirugía es necesario realizar todo el proceso en quirófanos que cuenten con los elementos necesarios, además del equipo profesional especializado en trasplantes capilares. El proceso requiere la utilización de anestesia local que impedirá que el paciente pueda experimentar cualquier tipo de molestia.

En cualquier caso, un microinjerto capilar es una microcirugía de lo más segura que conlleva resultados positivos con crecimiento de cabello en la mayoría de los Injertos Capilares.